Temas para conversar


Temas para conversar.   

 Enero de 2006.                                      

Con todo esto de las elecciones realizadas en el país durante el mes de diciembre del año recientemente terminado, normalmente la conversación entre amigos giraba en torno a ello. Ahora en enero de 2007 el café con amigos se comparte con opiniones surgidas desde distintos puntos de vista incluyendo tendencias o militancias políticas, eso sí como antaño: sin apasionamiento extremos que lleguen a poner en peligro lo hermoso que es el cultivar una sana amistad; lo diferente está en que solamente son dos candidatos, los presidenciables. Para ir directamente al grano, como decimos aquí, en lo relacionado con la pesca los temas más recurrentes en consulta en las tertulias, son los que he querido dejar registrados en esta oportunidad. A mas de alguien le servirán y como ya lo he manifestado, están desprovistos de apasionamiento extremo, incluido lo político partidista.

Primer Tema

: los recursos marinos.

La sustentabilidad y conservación de los recursos es sin duda lo primordial para que la actividad comercial de pesca, exista. Pero, ¿Cual es la situación en que se encuentran estos recursos?

De acuerdo a antecedentes técnicos recogidos de informes de la Subsecretaría de Pesca, y la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile – CONAPACH, se desprende que de las 19 especies con valor comercial compartidas entre el sector industrial y artesanal, 9 de ellas se encuentran en estado crítico. Dos en estado saludable y los restantes con estado de salud en baja. Me parece hay que preocuparse un poco.

Considero que el tema de la salud de los recursos, (no solo de los peces) es básico y fundamental. Indispensable la sustentabilidad y conservación de ellos, para que todas aquellas personas que actúan o interactúan con la pesca, para la seguridad laboral, para la sustentabilidad de las comunidades pesqueras, en especial, de las artesanales rurales. Sin recursos marinos que explotar, no hay actividad de pesca, no existirá actividad comercial y sin estas dos cosas: no hay trabajo. El resultado final será: inestabilidad social.

No podemos olvidar tan pronto la crisis del Jurel y sus secuelas tales como cesantía, disfunción y destrucción familiar. No se puede olvidar tan pronto que hay vidas humanas truncadas, que hay gente sufriendo y con su autoestima herida.

Que mejor para recordar el error cometido y no olvidar tan pronto las crisis, que curiosamente al final nadie reconoce al menos en parte haber creado, que dar un vistazo, de vez en cuando, al Análisis económico, social y biológico de la crisis pesquera de la VIII Región, elaborado por un prestigioso equipo multidisciplinario de la Universidad de Concepción por encargo del Gobierno Regional. ¿Ya lo olvidamos y lo mandamos al archivo? En lo que a mi concierne, está siempre a mano para que me recuerde cada vez que lo miro o consulto, que en este cambio hay personas que han quedado solas y sin nuevas oportunidades.

Aprovecho para recordar que la merluza también siguió igual suerte: hoy está en crisis; sin embargo se continúan sacando individuos de tamaño tan pequeño que la gente les llama: Merluza tipo pejerrey. Si no me creen, los invito a recorrer cocinerías y restoranes y verán en su plato dos o mas merluzas del tamaño de un jeme.

¿ Soñemos? Les dije a mis amigos cuando me pidieron sugerir algo.

Que la industria, por iniciativa propia decida congelar el uso de artes de arrastre, por un período que permita evaluar, no sé si por una dos temporadas, si efectivamente ello produce o no efectos negativos en especie, tales como: merluzas y congrios actualmente fuera del alcance de artesanales. Por lo menos.

Que la pesca artesanal se compromete a no ingresar más naves nuevas de características artesanales mediante la hipoteca de permisos de pesca artesanales. Al menos hasta que no se ordene de una vez por toda el Registro Pesquero Artesanal. También sería importante un compromiso de no declarar en exceso fauna acompañante que a lo mejor no lo era, al extremo de dejar la sensación de haber abierto nuevas pesquería como pareciera ocurrir con la Jibia y el Mote.

Que ambos sectores dejarán de lado todo tipo de artimañas. Que por fin se entra a la etapa de pesca responsable

A pesar de estar soñando, no puedo dejar de decir: no continúen capturando merlucitas tan chicas que ya hasta el nombre les queda grande. Tampoco sardinas pequeñas y menos si tiene huevos. ¡Es un crimen! Es como matar niños o adolescentes humanos.

Para mí es imperdonable el que ello se permita aduciendo que no existe talla mínima. ¡Por Dios! La cordura y la razón, que es lo que nos diferencia de los animales, deben estar por sobre la norma inexistente.

Estos sueños tarde o temprano se convertirán en realidad; cuando ello ocurra de seguro es lo que deberán hacer, obligadamente, cuando nos quedemos sin recursos en nuestro mar.

Parecen propuestas ilusas y soñadoras ¿Verdad? Pero… soñar aun es gratis.

 

Segundo Tema: la persona humana.

El capital humano, especialmente en la pesca artesanal, donde el oficio y habilidades se traspasan de generación en generación y los patrones de conductas son muy similares, considero es difícil pedirles cambiar, aceleradamente su apacible sistema de vida, que modifiquen sus conductas, que traspasen el muro cultural, y de la noche a la mañana todos los pescadores se conviertan en empresarios de la pesca por que el sistema económico (y social) del país, así lo impone. Mi convicción es que no será así. Irrefutablemente los más débiles perecerán en el intento y otras más fuertes económicamente y culturalmente, les reemplazarán.

Como pedirles a personas con un gran arraigo en sus caletas, viviendo allá en comunidades pesqueras alejadas de la mano del Estado, que dejen una forma de vida dedicada a satisfacer sus necesidades básicas, de vida junto a sus familias y se conviertan en empresarios si ese vocablo no ha estado nunca inserto en su cultura. ¡Claro, esta no es más que mi opinión ¡

Ahora, como los recursos muestran una baja sostenida, pronto embarcaciones quedarán inactivas y habrá desempleo. Aquí la pregunta es ¿El Gobierno actual o el que viene, estará en condiciones de enfrentar esta nueva crisis? Les recuerdo que ya han partido pescadores artesanales a engrosar los contingentes de trabajadores temporeros como es el caso de los pescadores de merluza de caleta Cocholgüe, de nuestra Región del Bío-Bío.

.

Tercer Tema: comunidades pesqueras artesanales.

Aquí la cosa no parece muy clara. ¿Existe o existirá en el futuro Gobierno la convicción de que las comunidades pesqueras artesanales con cultura propia a lo largo del país, son verdaderamente importantes en la actividad económica nacional? Pero convicción de verdad, no política.

En lo territorial observo como desaparecen caletas. Ello quizás porque es más fácil erradicar que radicar definitivamente en el borde costero. Es innegable que las presiones son fuertes para ocupar esos espacios de bordemar tan apetecidos por razones económicas inmobiliarias.

 

Cuarto Tema: Ley General y Proyecto de Ley de Pesca.

En esto mi opinión es radical: se debe confeccionar una Ley de Pesca Artesanal partiendo por definir quién es Pescador Artesanal. La actual normativa solo define lo que significa Pesca Artesanal. No es lo mismo un pescador histórico de caleta, de genética como digo yo, que un pescador empresario ingresado al sistema exclusivamente en búsqueda de buenos dividendos económicos con una inversión de más de doscientos millones de pesos.

No hay que asustarse por lo de confeccionar una nueva ley de pesca. Yo diría que más de un 90% ya está acordado entre las partes. Lo que tenga que ver con la industria debería salir del actual proyecto.

Para cerrar el tema, definitivamente debiera cambiarse el Régimen Artesanal de Extracción – RAE por uno de Administración de Recursos Pesqueros Artesanales en el cual cada organización pueda presentar su plan de Administración de la o las cuotas que se le asignen. Serviría para evitar problemas internos por cuotas de peces entregadas como aporte de las embarcaciones a la organización, traspasadas o vendidas interna o externamente, mediante procedimientos, al

parecer, no del todo claros para los participantes. Lo digo por los comentarios que escucho a diario.

Caletas y Borde costero.

No hay que olvidar que la nueva Ley de Puertos sí bien manifiesta la intención de mantener los lugares de actividad pesquera, es la empresa portuaria estatal quién fija las normas y valores de los ahora arrendamientos, al parecer, sin considerar si el espacio tiene una rentabilidad económica acorde con los valores a cobrar, y a la rentabilidad económica que representa para la organización de pescadores que la ha ocupado históricamente, incluso desde antes que la empresa estatal existiese. Y más aun, en algunos casos incluyen obras de infraestructura construidas por el Estado especialmente para el uso de pescadores artesanales.

Significa, por lo tanto, que de no poder la organización de pescadores, licitar su arriendo por motivos económicos o de otro tipo, sencillamente su lugar histórico de trabajo, mejorado por el Estado, con dinero de todos los chilenos, queda con las puertas abiertas a ser ocupado por un inversionista de mayor capacidad económica, al quien el pescador artesanal deberá pagar tarifa comercial para que sea rentable, al arrendador.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s